Monthly ArchiveNoviembre 2018

Conductas comunicativas en el entorno socio-familiar del adulto mayor con demencia: un análisis desde la fenomenología de H. Maturana y F. Varela

UNIVERSIDAD DE CHILE

FACULTAD DE FILOSOFÍA Y HUMANIDADES

PROGRAMA DE MAGÍSTER EN ESTUDIOS COGNITIVOS

 

PROYECTO DE INVESTIGACIÓN

Camila Andrea Rivera Robertson

TÍTULO DEL PROYECTO: Conductas comunicativas en el entorno socio-familiar del adulto mayor con demencia: un análisis desde la fenomenología de H. Maturana y F. Varela

PALABRAS CLAVES: Adulto Mayor (AM), familia, demencia, teoría de sistemas, fenomenología, comunicaciones, cognitivo, social, F. Varela, H. Maturana.

RESUMEN:

Esta investigación se ha definido con el objetivo de construir una mirada distinta al abordaje multidisciplinario que se ha desarrollado hasta hoy, desde las ciencias biológicas y la psicología, de la realidad que atañe a los adultos mayores con demencia y sus familias, y que compone una cruda radiografía de sufrimiento físico, psíquico y moral, tanto del enfermo como de quienes lo acompañan, cuidan e interaccionan con él en lo cotidiano.

A través de un análisis del discurso socio-familiar que compone la vida del Adulto Mayor (AM) con las herramientas que nos otorga la biología social que nos aportan Humberto Maturana y Francisco Varela a lo largo de una rica literatura desarrollada desde finales de siglo XX, y con el apoyo metodológico de la investigación Cualitativa Mixta, podremos desarrollar un esquema de análisis que nos permita abarcar la complejidad de los distintos fenómenos humanos de la enfermedad y “su enfermo”.

Nos resulta difícil concebir que la realidad de los AM es muy cercana a la nuestra. Vivimos desde siempre aquel proceso de avance metabólico hacia una etapa de dificultades funcionales y sociales, esto último solo porque no hemos sido capaces de producir los ambientes adecuados y facilitadores para ellos, sobre todo desde las representaciones sociales, que es desde donde nacen las acciones. Este estudio, busca describir e inferir, lo que sucede a nivel comunicacional-cognitivo específicamente en los AM con demencia, para contribuir al cambio dentro de lo posible, de los discursos que mellan la calidad de vida de esta población.

FORMULACIÓN DEL PROYECTO:

En la última década, se han obtenido importantes avances a través de estudios que convocan a distintas disciplinas fundamentalmente del área de la salud, para generar respuestas en torno a la realidad de los adultos mayores con demencia, a modo de concebir puntos de consenso sobre cuáles métodos, formulaciones y prácticas pueden ayudar a mejorar la calidad de vida de las personas que sufren demencia y sus familias.
Introducimos para un mejor entendimiento de esta realidad, el concepto de “mejoramiento de la calidad de vida” de los adultos mayores con demencia, pues no se manejan en salud, considerando el contexto degenerativo de la enfermedad, términos como rehabilitación o cura. Todo personal de la salud, trabaja desde el concepto de la “estimulación” ya sea motora o cognitiva. Para ello, disciplinas como la neuropsicología, terapia ocupacional, kinesiología, musicoterapia, etc., aportan en el terreno de la estimulación para mantener la funcionalidad del adulto mayor y evitar su rápido deterioro.
Uno de los fenómenos que comienzan a desarrollarse en el transcurso de la enfermedad son los Síntomas Conductuales y Psicológicos de la Demencia (SCPD), principalmente ansiedad, depresión, agresividad, apatía, entre otros, lo que conduce a la sobremedicación del adulto mayor, con fármacos que empeoran su condición cognitiva como las benzodiacepinas y antipsicóticos. Numerosos estudios revelan que la mayoría de estas reacciones negativas son una forma de comunicación, y revelan una dificultad con su medio, principalmente con aquellos que en salud se denominan cuidadores, principal persona a cargo del cuidado de la persona con demencia. Debido a que esta labor puede generar sobrecarga en el cuidador (el 90% de los casos se constituye de familiares directos), lo que se traduce en afecciones diversas como malestares y patologías físicas, depresión, problemas psiquiátricos y psicológicos (69% de los casos), aislamiento social y problemas laborales, entre otros; dicha condición contribuirá a dañar la relación que existe entre la persona con demencia y su cuidador, empeorando recursivamente el desempeño, funcionalidad y calidad de vida de ambos.
En este sentido, se han definido desde la multidsciplinariedad sanitaria, técnicas de comunicación para tratar al adulto mayor con demencia, sencillas y directas y que se concilien básicamente con nuestra ladera afectiva y que permitan mejorar esta relación. Este modo de hacer y actuar en lo cotidiano, deriva de un paradigma nuevo en salud llamado Modelo de Atención Centrado en la Persona (MACP).
Si bien los diversos estudios en torno a la demencia han caminado en la búsqueda de dar respuestas y soluciones al quehacer cotidiano de las familias y profesionales en salud ocupados en el tratamiento de la demencia, se carece de una mirada comunicológico-cognitivo de los procesos y componentes que conforman el sistema socio-familiar que interaccionan y se afectan vivamente con el transcurrir de la enfermedad.
En este sentido, los aportes que se pueden realizar desde la fenomenología biológico social de Maturana y Varela, nos puede ayudar a definir variantes y componentes de la calidad comunicativa de los procesos y conductas culturales y lingüísticas, que aporten a generar miradas de relacionamiento creativas, discursos propositivos y positivos acerca de la enfermedad y su enfrentamiento, y aportar a la generación colectiva de miradas abarcadoras de esta realidad a través de la cibernética de segundo y tercer orden en torno fenómeno patológico y fenómeno social de la demencia.
Es posible por lo tanto, diversificar la mirada y recorrerla desde un espacio que no recuerde la enfermedad misma, el deterioro orgánico, que es lo que siempre nos invita a pensar la maquinaria sanitaria y sus equipos. El discurso natural, la estructura lingüística que siempre soporta la actividad sensomotora de la labor médica es la conciencia de la degradación física, la labilidad física, el dolor físico-psíquico y la muerte. Pero desde las ciencias sociales y de la comunicación, se nos permite construir los discursos desde otras veredas, se nos permite “construir” desde el discurso. Podemos recorrer el fenómeno de la persona filológicamente, podemos “verla”, y con ello revivir su ontogenia.

Hipótesis

H1. Es posible desarrollar, a través de la observación y análisis discursivo lingüístico de los miembros de la familia con la persona con demencia y viceversa, una mirada positiva de la enfermedad, a través de la recomposición de los patrones lingüísticos y la reconstrucción de la ontogenia de la persona con demencia, a partir de la conjugación de los elementos filológicos o biográficos del enfermo y su actual configuración cognitiva.

H2. La evolución progresiva del deterioro funcional y cognitivo de los adultos mayores con demencia será potenciada o disminuida según las operaciones y estructuraciones estables o dinámicas (aprendizajes) del sistema familiar, donde componentes específicos del mismo, pueden ser identificados como generadores de estados mentales particulares, para estos efectos, positivos o negativos para el desarrollo de la enfermedad.

Justificación

Las distintas líneas de investigación que se han desarrollado en torno a la funcionalidad y capacidad cognitiva en retroceso de los adultos mayores con demencia, se ha definido desde enfoques mayoritariamente biomédicos, siendo escasos aquellos que contribuyen con análisis comunicacionales y sociales de los entornos que afectan a estos pacientes y sus familias. Esta investigación busca explorar y describir a través de las herramientas que otorgan las ciencias de la comunicación, la cibernética de segundo y tercer orden y los fundamentos fenomenológicos de H. Maturana y F. Varela, los procesos y componentes de la comunicación en el entorno familiar de las personas con demencia. La implicancia práctica de este conocimiento, puede darnos luces para cambiar discursos patológicos, que generan sesgos en la contribución que puede hacer el reordenamiento de la persona que se produce tras la enfermedad, y así mejorar la calidad de vida de los involucrados y de toda la sociedad.
Según el Global AgeWatch, Índice Global de Envejecimiento, para 2050, el 30% de la población chilena será adulto mayor (habrán más AM que niños y jóvenes de hasta 15 años), es decir, sobre 60 años, a partir de los cuales hay una probabilidad de un 5 a 7% de sufrir demencia, sobre los 75 años un 13% y sobre los 85 un 33%. Ello sin considerar aquellos que sufrirán Deterioro Cognitivo Leve (DCL), una condición recurrente en los adultos mayores y que no tiene carácter degenerativo, pero que afectan a la persona mayor levemente en su funcionalidad, y mayormente en su autoestima y autoeficacia.
Actualmente las cifras de AM en Chile constituyen el 18% de la población, y los registros de demencia en este sentido, no son menores. Actualmente hay 200 mil personas con demencia, la mayoría AM, pues la demencia ataca a este grupo etario en todo el mundo en más de un 95%.
Por esta razón, es importante comenzar a desarrollar plataformas y los discursos educativos necesarios para una mejor convivencia con esta realidad, tan desconcertante como desoladora desde los discursos y el desconocimiento. El Sistema de Salud, ha generado a través del conocimiento acumulado tanto internacional como nacionalmente y de las acciones de actores públicos y privados, políticas públicas de carácter multidisciplinario, puesto que se ha llegado a la conclusión de que no se puede abordar esta enfermedad, desde un particular accionar y conocer, debido a su alta complejidad médico-social.
Siguiendo la línea de esa intuición y conocimiento, que es la multidisciplinariedad aplicada en los servicios sociosanitarios, la posibilidad de ampliar el espectro a las ciencias de la comunicación y sociales, con el sentido biologicista de las teorías sistémicas de finales de siglo pasado y el actual, puede significar un aporte capaz de potenciar valores éticos, construir miradas y contribuir al Modelo de Atención Centrado en la Persona (MACP).
El aporte reflexivo de la biología del conocimiento de la ciencia cognitiva, para identificar lo que en este espacio de nuestra sociedad ocurre, puede llegar a decirnos un poco más allá de lo que en este trabajo pretendemos, quizás los elementos propiciantes de la presentación fenotípica de la enfermedad, puesto que sabemos que el 98% de su etiología es no genética, es decir principalmente debido a factores ambientales y metabólicos. Además, la misma configuración patológica cerebral en unos y otras personas, se manifiesta o no como Alzheimer (constituye cercano al 75% de los casos de demencia en el mundo) o Demencia Vascular (aprox. El 15% de los casos demencia a nivel mundial), sin existir más que suposiciones poco metodológicas acerca de las razones por las cuales se manifiesta en uno y otro no, la enfermedad.
Los neurólogos españoles Nolasc Acarín y Ana Malagelada, en su libro Alzheimer, comentan que a través de estudios longitudinales realizados a monjas, la razón de esto último (la manifestación o no de la enfermedad Alzheimer, teniendo los mismos elementos patológicos cerebrales), tendrían que ver con el mayor desarrollo de la escritura y del lenguaje a través del estudio y la enseñanza en el caso de quienes no manifiestan la enfermedad, y por un buen carácter v/s un mal carácter de quienes sí la desarrollan.
Por ello, la probabilidad de encontrar elementos biográficos reiterativos, conductas, formas discursivas, patrones de comportamiento, paradigmas, etc., pueden ayudar a contribuir a un mejor análisis de estas realidades y a futuro quizás aportar a la prevención de la que sería uno de los mayores temores del ser humano; quedar solo y dependiente en esa etapa que parece lejana pero que no lo es tanto, y para la cual debiéramos tener un sentido de profilaxis temprana, con las herramientas adecuadas que pudieran aportarnos todas las disciplinas que se abocan a resolver y mejorar la calidad de vida de las personas en todas las etapas de la vida, pero conciliándolas especialmente con aquellas que nos muestran esa cruda realidad, que se suele observar de reojo, pues nos cuesta hacer una relación directa de nuestro estado actual con aquella degradación física, que a veces muchos discriminan, es lo que más caracteriza la vejez.

Objetivos Generales:

1) Analizar cuali-cuantitavamente los sistemas de comunicación familiar desde el habitus de los adultos mayores con demencia, a través de las teorías de sistemas, de la comunicación y de la ciencia cognitiva.

2) Reconocer los patrones cognitivo-comunicacionales de la dinámica socio-familiar que afectan la evolución de los deterioros progresivos en la demencia.

Objetivos Específicos:

1) Desarrollar herramientas de observación no invasivas del entorno familiar en acción cotidiana.

2) Desarrollar las herramientas de entrevista para el análisis cualitativo-cuantitativo semiológico adecuado, tanto de la dinámica familiar con el AM con demencia, como del análisis biográfico del mismo sujeto.

3) Realizar un barrido biográfico de los adultos mayores con demencia.

4) Analizar el barrido biográfico a través de la fenomenología biológico social de Maturana y Varela.

5) Analizar el barrido biográfico realizado, a través de un análisis semiótico de cuantificación de significantes.

6) Diseñar la sistematografía de los procesos biográficos y de las dinámicas socio-familiares del AM con demencia.

7) Generar nuevas interrogantes de investigación tras la descripción final de los procesos estudiados y definidos.

METODOLOGÍA: 

La metodología a utilizar en este caso, según conviene al fenómeno complejo de la realidad que configura la demencia es Cualitativa Mixta con un Diseño Exploratorio Secuencial (DEXPLOS) de tipo derivativa.
Puesto que debemos analizar los fenómenos desde las herramientas que nos otorgan las ciencias sociales, de comunicación y cognitivas, debemos hacer permanentes inferencias de los procesos, y en un Feedback permanente, ir construyendo las herramientas, modulándolas, según surjan en la descripción concepciones nuevas y aclaradoras de nuevos fenómenos.
Cualitativa mixta significa que el modelo integrador de método cualitativo y cuantitativo, predominara el primero. Si bien el análisis cuantitativo, nos permitirá acercarnos a valores estadísticamente reiterativos que forman un patrón conductual o comunicológico, es fundamentalmente a través del análisis sistémico de la organización del lenguaje discursivo/conductual en torno a la demencia que haremos nuestras inferencias teorizables, sin desdeñar las proporciones cuantitativas que darán fuerza y cuerpo al análisis.

La muestra será probabilística y propositiva estratificadas, de forma que se puedan considerar desde el análisis del habitus en el discurso, grupos sociales distinguibles, pero en los cuales también debemos considerar la posibilidad de generar aleatoriedad para evitar sesgos por facilidad investigativa. Sin embargo, debido a la dificultad de encontrar candidatos dispuestos a ser de algún modo “invadidos en su privacidad”, para efectos de una investigación, puede complicar la intención probabilística de la muestra. Seguramente primará la muestra propositiva pero con la elaboración de adecuadas herramientas de estratificación como cuestionarios evaluadores de condición de vida, estatus social, extensión de condiciones al resto de su familia, entre otros.

La recolección de datos, se realizará a través de una serie de encuestas y entrevistas semi-estructuradas, desarrolladas en el espacio del hogar o en otras instalaciones, según el tipo de entrevista o encuesta. La observación es otra de las herramientas fundamentales para continuar con el proceso de análisis de los discursos socio-familiares en interacción con el AM con demencia y la recolección a través de registros históricos y documentos (médicos, diarios de vida, escritos familiares, cartas, etc.).

El análisis final de los datos se realizará en la marcha secuencial y de la fórmula estratificada, generando categorías a través del análisis del material cualitativo que nos permita detectar elementos que sería provechoso analizar con mayor profundidad. Cuantitativamente se analizará la frecuencia de significantes y valores de estadísticos de respuestas cerradas. Las metainferencias resultantes serán producto de la consistencia del uso del modelo mixto y las teorías señaladas para el análisis de los discursos y sistemas.

DISCUSIÓN BIBLIOGRÁFICA:

Las siguientes fuentes son de gran utilidad para la reflexión y el conocimiento de la realidad de los adultos mayores con demencia en Chile, cuyo contexto se haya en medio de una serie de medidas de reciente fuerza desde la aprobación en 2016 de la primera política pública en torno a la demencia. Parte de esta bibliografía, está recientemente redactada por los principales actores de dicha contingencia, todos provenientes de campos distintos de la salud en Chile. Por otra parte, encontramos obras fundamentales de Maturana, que nos permiten conocer en profundidad su teoría autopoiética, su fenomenología y biologicismo social, además de obras que reflexionan sobre contigencia social y política.
Las fuentes primarias, por otra parte, nos permiten comparar, evaluar y discutir, las metainferencias producto del análisis de datos. Personas de distintas disciplinas de salud, involucradas en la contingencia nacional y social de esta patología en AM.

Fuentes Primarias:

Andrea Slachevsky, neuróloga docente de la U. de Chile, co-autora del Plan Nacional de Demencias 2018.
Nicolás Cisternas, psicólogo, miembro del observatorio sociológico de la vejez PUC.
Valentina Vega, terapeuta ocupacional, miembro de Kintún, único cenro multidiscipliario en Chile que trata a personas con demencia y su familia.
Adultos mayores con demencia y sus familias.

Fuentes secundarias:

Acarín, N. & Malagelada, A. (2017) Alzheimer, envejecimiento y demencia. RBA Libros (1ª ed.) España.

Larraín, A. (2015), Políticas públicas en demencias en Chile: entre la agenda sistémica y la agenda institucional. SENAMA (Ed.) La construcción social de las demencias en personas mayores de la Región Metropolitana, Chile. (1ª ed., pp. 63-77) Santiago, Chile.

Cabras, E. (2012), Plasticidad cognitiva y deterioro cognitivo, Tesis doctoral no publicada, Universidad Autónoma de Madrid, España.

Palacios, J. (2018) Panorama mundial, epidemiología y nuevas tendencias para el abordaje de las demencias. En Diplomado Personas mayores y demencias: abordaje gerontológico. Santiago: Pontificia Universidad Católica de Chile.

Abusleme, M. (2018) Servicios Sociales disponibles en Chile para la atención de personas con demencia. En Diplomado Personas mayores y demencias: abordaje gerontológico. Santiago: Pontificia Universidad Católica de Chile.

AgeWatch (2015). Índice Global de Envejecimiento, AgeWatch 2015. En Diplomado Personas mayores y demencias: abordaje gerontológico. Santiago: Pontificia Universidad Católica de Chile.

MINSAL (2017) Plan Nacional de Demencias. (1ª ed.) Santiago, Chile. En Diplomado Personas mayores y demencias: abordaje gerontológico. Santiago: Pontificia Universidad Católica de Chile.

SENAMA, 2015 (Ed.) La construcción social de las demencias en personas mayores de la Región Metropolitana, Chile. (1ª ed.) Santiago, Chile.

Correa, J. (2015) El cuidado para los responsables principales de las personas mayores con demencia. SENAMA (Ed.) La construcción social de las demencias en personas mayores de la Región Metropolitana, Chile. (1ª ed., pp. 139-187) Santiago, Chile.

Araya, S. (2002). Las Representaciones Sociales: Ejes teóricos para su Discusión. Cuaderno de Ciencias Sociales 127. FLACSO. Recuperado de http://www.flacso.or.cr/index.php/component/flippingbook/book/16?page=5&Itemid=589

Inestroza, N. (2007). Las incomunicaciones del Alzheimer (4ª ed.). Atenea impresores Ltda., Santiago.

Lara, H. (2017). La educación es formación de conciencia ética. Recuperado de la página Web del diario El Ciudadano. https://www.elciudadano.cl/columnas/la-educacion-es-formacion-de-la-conciencia-etica/07/21/

Aguilar, L., Martínez, A., Sosa, A. (2016). Diagnóstico diferencial de las demencias. Archivos de Neurociencias, México. Vol. 21, Supl-especial: 26-38.

Longoria, M, Salinas, R., Sosa, A. (2016). Clasificación y criterios de diagnósticos actuales de las demencias. Archivos de Neurociencias, México. Vol. 21, Supl-especial: 7-25.

Olazarán, J., Aguera, L., Muñiz, R. (2018). Síntomas psicológicos y conductuales de la demencia: prevención, diagnóstico y tratamiento. Revista de Neurología 2012. 55 (10): 598-608.

González, D. (2018). Diagnóstico y evolución de las demencias en la persona mayor. En Diplomado Personas mayores y demencias: abordaje gerontológico. Santiago: Pontificia Universidad Católica de Chile.

Carrasco, M. (2018). Valoración Geriátrica Integral y fragilidad. En Diplomado Personas mayores y demencias: abordaje gerontológico. Santiago: Pontificia Universidad Católica de Chile.

Slachevsky & Oyarzo (2008), Las demencias: historia, clasificación y aproximación clínica, en Tratado de Neuropsicología Clínica, Labos E., Slachevsky A., Fuentes P., Manes E. Librería Akadia editorial; Buenos Aires, Argentina.
Soto, P. (2015) Los cuidados de las personas mayores con demencias desde la mirada grupal familiar. SENAMA (Ed.) La construcción social de las demencias en personas mayores de la Región Metropolitana, Chile. (1ª ed) Santiago, Chile.

González, S. (2018). Principios Generales de las funciones cerebrales y la plasticidad cognitiva. En Diplomado Personas mayores y demencias: abordaje gerontológico. Santiago: Pontificia Universidad Católica de Chile.

Yanguas, J. (2018). Modelo de atención centrado en la persona aplicado al cuidado de personas mayores con demencias. En Diplomado Personas mayores y demencias: abordaje gerontológico. Santiago: Pontificia Universidad Católica de Chile.

Yanguas, J. (2018). Espacios, accesibilidad y rutinas: su importancia para la mantención de la autonomía de personas que sufren una demencia. En Diplomado Personas mayores y demencias: abordaje gerontológico. Santiago: Pontificia Universidad Católica de Chile.

González, D. (2018). Diagnóstico y evolución de las demencias en la persona mayor. En Diplomado Personas mayores y demencias: abordaje gerontológico. Santiago: Pontificia Universidad Católica de Chile.

Vega, V. (2018). Atenciones básicas de las actividades de la vida diaria (AVD) en personas mayores con demencia: apoyo v/s autovalencia. En Diplomado Personas mayores y demencias: abordaje gerontológico. Santiago: Pontificia Universidad Católica de Chile.

The British Psychological Society. (2018). Psychological dimensions of dementia: Putting the person at the center of care. British Psychological Society Advisory Group. En Diplomado Personas mayores y demencias: abordaje gerontológico. Santiago: Pontificia Universidad Católica de Chile.

Maturana, H., Varela F. Behnchke, R. (1984). El Árbol del Conocimiento. Editorial Universitaria S.A. Lumen. Santiago de Chile.

Maturana, H., Varela F. (1994). De máquinas y seres vivos. Editorial Universitaria S.A. Lumen. Santiago de Chile.

Maturana, H. (1990) Emociones y lenguaje en política y educación. Material para el curso de teoría de sistemas. Colección HACHETTE/Comunicación CED. Reuperado de http://turismotactico.org/proyecto_pologaraia/wp-content/uploads/2008/01/emociones.pdf

Maturana, H. (1996). El sentido de lo humano. Dolmen Ediciones S.A. Santiago de Chile.
PLAN DE TRABAJO: en relación con los objetivos planteados, señale detalladamente las etapas o actividades contempladas en la ejecución del proyecto.

El plan de trabajo se llevará a cabo en terreno, en los ambientes de actividad cotidiana de los adultos mayores en el hogar, a través de la observación recurrente en una primera fase, de un tipo familiar estratificado socialmente, con la condición de tener como miembro integrante a un adulto mayor con demencia.

Primero se buscarán las familias participantes, a través del sistema de salud público. Se identificarán familias de los centros día de Las Condes y La Reina, de centro AM de Providencia y Kintún de Peñalolén. Se harán los estudios iniciales de estratificación que hace SENAMA: clase baja, clase media baja, clase media baja, clase media alta y clase alta. Esta categorización se realizará a través de encuestas iniciales.

Una vez que se definen a las familias participantes, se les pide firma de consentimiento informado. Luego se procede al diseño de herramientas de observación para no interferir en la relación cotidiana. Puede ser a través de una estratificación horaria en un mismo día específico (actividad específica del adulto mayor por ej. ), o a través de distintos días con distintos horarios. La frecuencia, va a depender de la riqueza de recolección de datos obtenidas con cada visita, hasta un obtener un tope informativo aceptable para desarrollar una herramienta de entrevista semi-estructurada, a los familiares y en caso de poderse (según sea el deterioro del AM) al AM con demencia.

Simultáneamente a estas entrevistas, obtenemos de los familiares la recolección de material histórico biográfico que nos permita redundar la información o generar nuevas categorías de análisis.

Luego de la recolección de datos, realizamos una descripción completa de la información organizándola por categorías, lo que nos permitirá, desarrollar nuevas herramientas de recolección de datos, para darle cuerpo a ciertas tipologías o profundizar más en informaciones no muy claras o que vale la pena indagar.

Luego de obtener la información más acabada y categorizarla, podremos a través de este método secuencial, ocupar las herramientas cualitativas que nos permitan esquematizar las reiteraciones y formar los esquemas ideográficos o sistematorafías, que nos aclaren los fenómenos con las metainferencias consistentes con la biología social y las ciencias de la comunicación (semiología, teoría de sistemas, entre otros).

Patrones de expresión para abordar y mejorar la salud mental y emocional a través de la Arteterapia

Camila Rivera.

El arte se proyecta a sí mismo como una terapia constructiva para su hacedor, como un proceso permanente de mirarse a través de un otro (la obra), de un “otro consigo mismo”, que batalla en la deconstrucción de la expresión, aquella que es siempre señal de presencia lingüística, entendida como símbolos y/o signos reconocidos desde el significado o sentido que le otorga cada individuo o colectivo, a dicha manifestación o forma de comunicar.

El arte es efectivamente, una forma de materialización de lo inconsciente, un fluir de los sentidos más allá de las estructuras racionales que nos abordan en lo cotidiano (Duncan, 2007), y que abren otros capítulos contenidos, reprimidos, resguardados o convenientemente olvidados de nuestra memoria simbólica, de nuestro yo inmerso en el mundo de las representaciones, que es el mundo fenomenológicamente entendido desde la subjetividad original y única de cada individuo.

Podemos interpretar el delirio, proceso y catalización creativa, en las sombras y las luces, en los matices del color y el detalle de la forma, grotesca o sigilosa, pequeña o apenas insinuada por el pincel, la mano, el cuerpo o la palabra. Podemos esquematizar la figura psíquica, el surrealismo lo hace (aunque no lo parezca), y deshilvanar en la hipertextualidad de la imagen, símbolo o expresión artística, la propia naturaleza; aunque en la Arteterapia, se sea enemigo de la interpretación actualizada del proceso creativo del participante (Coll, 2006), de alguna manera podemos revivir los patrones y reformularlos a través de esta modelación.

Unido a las teorías de la psicología y sus diferentes enfoques (Mindalia TV, 2017), la Arteterapia se convierte en un excelente vehículo de navegación de la autoconciencia, colocando en el centro las propias características del individuo, que se fortalecen o desvanecen en la dialéctica de su expresión artística.

A través de mi trabajo con adultos mayores con demencia y problemas cognitivos, he podido alcanzar a través de las manualidades y la pintura, el desarrollo de una comunicación emocional, en condiciones en que su lenguaje escrito y hablado se ve impedido por el avance de la enfermedad. Si bien la inefabilidad del arte se manifiesta en la expresión simbólica, la emoción es su primitiva causal de existencia. Son las emociones los elementos primigenios de nuestra expresión.

Investigadores de la Universidad de Liverpool, Inglaterra, descubrieron recientemente la posibilidad de un diagnóstico décadas previas a la evidencia de la manifestación de demencia y enfermedades neurodegenerativas en pintores, a través del análisis fractal de su obra. Se rebela un patrón repetitivo en sus pinturas, que como describe la psicóloga Alex Forsythe quien lideró la investigación, es una especie de huella genética presente en cada artista (inmodificable en la variación de sus estilos) y que se pierde a medida que se origina una enfermedad neuropsicológica y degenerativa. Tales son el caso de Salvador Dalí y Norval Morriseau, ambos con Parkinson; y Willem de Kooning y James Brook, quienes padecieron de Alzheimer. Dalí por ejemplo, manifiesta en su obra “Retrato de mi hermano muerto”, el inicio de la pérdida de sus patrones fractales que continuarán progresivamente decayendo con los años, y cuya creación se dio 20 años previos al diagnóstico de su enfermedad (Forsythe et al., 2017).

Posiblemente, el arte cuidadosamente observado, bajo el enfoque de una determinada terapia, nos puede rebelar los síntomas ocultos de un malestar latente, que nos permita resignificar desde aquel malestar (Bassols, 2006) una puesta en escena distinta y que haga sufrir menos a la persona que la vivencia. El arte es reparador, pues es belleza y poesía que sacamos de nosotros mismos, o en la que nos vemos reflejados. Es la lengua más arcaica que existe y ha permitido vestir de sentido lo que somos desde lo profundo de nosotros mismos, de aquello que no se dice y que en el silencio grita o que a veces logramos percibir a través de los sueños.

¿Quién soy para mí y para otros (ese otro que vemos reflejado en nuestra propia obra)? ¿Por qué me siento confundido, y a veces perdido como en una nebulosa demorada?  Preguntas de reconocimiento del propio escenario que nos hacemos para liberarnos de las paradojas que acosan nuestro desarrollo, mientras navegamos en el nihilista velocímetro del tercer milenio y que no deja lugar a la contemplación lenta y paciente de los escolásticos y renacentistas, de los romanticistas decimonónicos, de los Gregorianos, Victorianos y luego surrealistas, apreciadores incesantes de la naturaleza de la que replicaban su orgánica silenciosa.

 

Referencias Bibliográficas

Forsythe A., Reilly R., Williams T. (2017). What Paint Can Tell Us: A Fractal Analysis of Neurological Changes in Seven Artists. (Ed.) American Pshycological Asociation. Neuropsychology  Vol. 31, N° 1, 1–10. DOI: http://dx.doi.org/10.1037/neu0000303

Duncan N. (2007). Trabajar con las emociones en Arteterapia. (Ed.) Revista Arteterapia Papeles de arteterapia y educación artística para la inclusión social Vol. 2, (p.) 39-49

Bassols M. (2006). El arteterapia un acompañamiento en la creación y la transformación. (Ed.) Revista Arteterapia – Papeles de arteterapia y educación artística para la inclusión social. Vol. 1, (p.) 19-25.

Coll F. (2006) Un viaje por arteterapia. (Ed.) Revista Arteterapia – Papeles de arteterapia y educación artística para la inclusión social. Vol. 1 (p.) 41-44

Mindalia Televisión (2017) Arteterapia y Psicología Junguiana; por Carmen Moreno, Alberto Moraly y Alberto de la Paz PARTE 1. Recuperado de la página web: https://www.youtube.com/watch?v=x4vZ5bjoOUs&t=530s